sábado, 13 de marzo de 2010

[Fotos] Crónica de la concentración contra la reforma laboral y el “pensionazo”






La concentración comenzó puntual a las 12h donde, horas atrás, varios compañeros informaban del acto en las cercanías de la Puerta del Sol. El acto de protesta contó con unas 300 personas que se acercaron para protestar contra las medidas que se nos avecinan por parte de patronal, gobierno y sindicatos, que suponen un nuevo palo a la clase trabajadora.

Lo que empezó con calma se fue animando con el paso de los minutos y se empezaron a corear consignas contra el capital, la crisis y los responsables de ésta. Se coreó en repetidas ocasiones "no al recorte de las pensiones" y "no a la reforma laboral". También se hizo mención a la injusta situación sufrida por miles de trabajadores despedidos y parados por culpa de este ambicioso sistema que nos usa como mercancía.

El acto finalizó a las 14h sin incidentes y se repartieron miles de hojas informativas a los viandantes que a se acercaron a Sol. Nuevamente el anarcosindicalismo salió a la calle para denunciar las medidas que los poderosos nos quieren imponer para mantener sus privilegios.

Como había sido anunciado, les compañeres del programa "Erre Ke Erre" de Radio Vallekas emitieron en directo, desde las 13h, informando sobre el transcurso de la concentración.

Alrededor de la una y cuarto se acercaron a la megafonía los compañeros Morillo y Goyo parar dirigir unas palabras a los asistentes. Nos recordaron la dureza de las medidas que se nos avecinan a los trabajadores como el incremento de la edad de jubilación, los recortes que supondrían las nuevas propuestas de cotizaciones (más años para más bajas pensiones), el abaratamiento del despido, etc. Y es que los planes del gobierno y sus acólitos más que responder a un problema determinado, suponen un paso más en el avance hacia la privatización de todo: agua, sanidad, enseñanza... y ahora pensiones. Al fin y al cabo, ahí está el Pacto de Toledo.

Los compañeros señalaron que todo lo que tiene la clase obrera, lo poco que tiene, no ha sido concedido por la caridad de los de arriba, sino que ha sido el fruto de la lucha obrera que ha arrancado parte de la riqueza de lo que ella misma produce. Y, además, se señaló que nadie debe llevarse a engaño con el Estado, que siempre ha servido como herramienta para las clases dominantes y que la única solución es construir mecanismos controlados, o lo que es lo mismo, autogestionados, por los propios trabajadores y trabajadoras. Luchar, luchar y luchar resulta imprescindible para no dejar que las sutiles cadenas que ahora nos gobiernan se conviertan en unos grilletes más fuertes aún que terminen por arrebatarnos por completo, no sólo lo material, sino también nuestra dignidad.

Este acto será el inicio de otros muchos de movilización social en Madrid contra el recorte de derechos que se nos viene encima. De nosotros/as depende no retorceder en la conquista de derechos, de nosotros/as depende cambiar las cosas.

No delegues en burócratas ni liberados, lucha en la CNT-AIT.

¡Salud y anarcosindicalismo!

La lucha es el único camino.

CNT - Madrid

jueves, 11 de marzo de 2010

LOS "SINDICATOS" OFICIALES NO SUFREN CRISIS


[CNT]

Publicadas las subvenciones que reciben los sindicatos

- 19.737.537 euros, recibieron los sindicatos oficiales durante el año 2009 del Ministerio de Trabajo e Inmigración

- 14.476.093 euros, más del 70% del total, se lo llevan UGT y CC.OO.


El BOE de 24 de febrero publica una Resolución de la Subsecretaría del Ministerio de Trabajo e Inmigración en la que da a conocer las subvenciones recibidas por distintas entidades sindicales. El monto total es de 19.737.537 euros o, si lo pasamos a pesetas, más de 3.280 millones. De esta cantidad UGT y CC.OO. se llevan 14.476.093 euros, dejando las ‘migajas’ para el resto, en el que destacan ELA, con 497.715 euros; USO, sindicato que se las da de independiente, con 497.059 euros; el sindicato abertzale LAB, que demuestra que el dinero no conoce fronteras, con 221.940 euros y los ‘antiestatistas’ de CGT, reciben del estado 215.942 euros.

Pero, ojo, porque ese es el dinero que suelta el Ministerio de Trabajo e Inmigración para los gastos corrientes del sindicalismo oficial y por su participación en ni se sabe cuántas comisiones. Desde otros ministerios también se les financia, llevándose la palma los llamados Planes de Formación, que no forman a nadie. Las Comunidades Autónomas, por su parte, también entregan mucho dinero y por los mismos conceptos (véase, a modo de ejemplo, el Boletín Oficial de la Junta andaluza del 7 de enero de 2010); es esta riada de millones de euros lo que hace que con casi 5 millones de parados casi ningún sindicato se atreva a levantar el puño.

Para CNT es insultante que estos miles de millones de pesetas no sirvan para nada provechoso a favor de la clase trabajadora; que estos miles de millones no hayan evitado ni uno solo de los casi 5 millones de parados, que estos miles de millones ni siquiera paren un ERE. Aunque quizás se trate de eso, pagar para no hacer nada. En este sentido, va siendo hora, y es una petición que año tras año hacemos, que el Tribunal de Cuentas audite a estos institucionalizados Sindicatos y compruebe que el dinero público que reciben se lo gastan en lo que dicen y, sobre todo, que se hagan públicas sus cuentas, porque públicos son los recursos que reciben.

Lo hemos dicho y lo seguiremos diciendo, mientras los sindicatos dependan de las voluntades ajenas, nada podrá hacerse porque están atados de pies y manos, todo lo más, disimular y marear a las personas dando vueltas en círculo sin llegar a ningún lado, como en el paripé de manifestaciones que han montado por el tema de las pensiones.

CNT, desconfía de los sindicatos oficiales, deudores del pesebre público, por lo que estará vigilante ante cualquier actuación tendente a hacer falsas movilizaciones, más pendientes del telediario que de la resolución de los problemas.


[MÁS INFORMACIÓN PINCHAR AQUÍ]

jueves, 4 de marzo de 2010

ICEA ADVIERTE DE LAS "PROFECÍAS AUTOCUMPLIDAS" DEL GOBIERNO PARA PRIVATIZAR LAS PENSIONES

La anunciada reforma de las pensiones tiene muy poco de novedosa: desde los 70, los sucesivos gobiernos han hablado cíclicamente de la insostenibilidad de este sistema y la necesidad de ponerlo en manos privadas, lo que significaría un nuevo ajuste neoliberal para agradar a los ojos de los inversores internacionales y solventar la deuda pública española. Estas son las conclusiones aportadas por el miembro del Instituto de Ciencias Económicas y Autogestión (ICEA) José Luis Carretero durante una entrevista realizada en el programa radial El Delirio, que se emite por Radio Utopía, Radio Aktiva y Emisora Libre Autogestionada.


En medio de la polémica generada por las intenciones del gobierno de reformar las pensiones, el integrante de ICEA destacó que, al menos de momento, se trata de una propuesta del ejecutivo del PSOE a la comisión de seguimiento del Pacto de Toledo, y será esa comisión –en la que están representados los partidos parlamentarios- la que tendrá que llevar a cabo un proyecto de ley para aprobar en las Cortes. Esta propuesta, afirmó, está amparada en la filosofía de que “cada vez habrá menos ocupados que tendrán que pagar las pensiones de un mayor número de pensionistas”.



Sin embargo, Carretero advirtió que el problema no radica en cuántos pensionistas u ocupados habrá, “sino cuánto van a producir esos ocupados en un futuro”. “Si en los últimos 30 años se ha multiplicado por tres la productividad del Estado español, lo cierto es que aunque hubiese menos ocupados se podrían mantener las pensiones de más pensionistas. Y todo esto independientemente de que las previsiones demográficas se muestran una y otra vez erróneas: hacer previsiones a 30 años es muy aventurado”, resaltó. Asimismo, indicó que la “insostenibilidad de la seguridad social es lo que se podría denominar como una profecía autocumplida: ellos mismos plantean esa posibilidad y hacen todo lo posible para que se cumpla”.



En ese sentido, señaló que desde el Pacto de Toledo alcanzado en 1995 entre los distintos partidos políticos, “se plantea que la Seguridad Social tiene que mantenerse a sí misma con las cotizaciones que se recaudan”. “Lo cierto –prosiguió- es que otros países admiten un porcentaje mayor de la renta dedicado a las pensiones, porque parten de la base que las mismas tienen que ser sostenidas con los ingresos públicos, vengan de donde vengan”. “Aceptar que las pensiones sólo pueden ser financiadas con las cotizaciones es partir de una base completamente neoliberal: estamos admitiendo que las pensiones tienen que financiarse a sí mismas, pero a otros gastos públicos, como pueden ser el Ejército o la Corona no le exigimos que se financien a sí mismos”, afirmó.



El integrante de ICEA hizo hincapié en que en una sociedad que se autodefine como democrática, “tendría que decidirse democráticamente a qué se dedica el gasto público”. A su criterio, el debate debería girar en si la sociedad está dispuesta a financiar, aunque sea con ingresos públicos generales, las pensiones de aquellas personas que han estado trabajando toda su vida, y si ese gasto es prioritario frente a otros más superfluos.



Dos varas de medir

En cuanto a otros aspectos incluidos en la reforma planteada por el gobierno, destacó que también se incluye el alargamiento de la vida laboral y del período de cómputo de las jubilaciones, así como la modificación de la pensión de viudedad. También se incluyen otras medidas que podrían catalogarse como “menores”, pero que tienen su peso específico. Entre ellas, citó el traspaso de los nuevos funcionarios de las comunidades autónomas al sistema de Seguridad Social, dejando de lado la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (MUFACE), que quedaría condenada a su desaparición a largo plazo.



Respecto al alargamiento del período de cómputo de las pensiones, remarcó que implicaría disminuir la cuantía de las pensiones, “debido a que es en los últimos años de su vida laboral cuando la gente cobra más”. “Está comprobado que un aumento del cómputo hasta los 20 años representa entre un 3% y un 5% de disminución de las pensiones. Se dice que esto se hará en función de la gente que pueda perder el trabajo en sus últimos años y que por tanto es injusto que pierda esa posibilidad de cotizar, pero la manera más apropiada de evitar ese efecto sería coger los mejores 15 años de la vida laboral y no alargar el período de cómputo”, subrayó.



Carretero criticó el papel de los sindicatos mayoritarios ante estas propuestas de profundización del sistema neoliberal. Al respecto, dijo que los representantes de CCOO y UGT “van a estar dispuestos a firmar lo que les pongan por delante”. “No en vano –precisó- a lo largo de esta crisis han demostrado que no van a tomar medidas que obstaculicen de verdad el plan de ajuste que se quiere implementar. Hacen el paripé, levantan un poco la liebre, pero no están decididos a hacer otra cosa, y tampoco parece que dentro de sus filas haya fuerzas opositoras que les quieran llevar en esa dirección”.



[EXTRAIDO DE: PINCHAR AQUI]